28 Abr Bulimia y trastorno por atracón

bulimiaLos casos de trastornos de alimentación en niños y adolescentes han aumentado significativamente en las últimas décadas. El trastorno de atracón y la bulimia son desórdenes caracterizados por patrones inadecuados de alimentación. Estos cuadros se acompañan a menudo de sentimientos de culpabilidad, depresión y ansiedad. Ambos se deben tratar con ayuda profesional para evitar o corregir los daños graves que causan en la salud física y mental.

Las personas con bulimia presentan episodios recurrentes de atracones, en los cuales consumen grandes cantidades de calorías provenientes de distintos alimentos. Estos atracones se acompañan de sentimientos intensos de culpa y vergüenza y, después del atracón, las personas buscan compensar la comilona por miedo a subir de peso. Para compensar, utilizan métodos como inducir el vómito, laxantes y diuréticos, dietas de ayuno o ejercicio en exceso. Las personas con bulimia pueden tener un peso normal y por eso pueden pasar desapercibidas y dificultar aún más la detección temprana de su problema.

El trastorno por atracón se presenta cuando las personas tienen atracones al menos dos veces a la semana. Luego de estos episodios, se sienten culpables pero no utilizan conductas compensatorias para evitar ganar peso. Las personas con atracones usualmente tienen también preocupación excesiva por la comida, depresión, sentimientos de fracaso y aislamiento. Asimismo, presentan sobrepeso u obesidad, y contribuyen al 25% de los casos de obesidad crónica.

La educación nutricional y la psicoterapia son fundamentales para el tratamiento de ambos desórdenes. La intervención psicológica ayuda a la persona a reconocer las creencias erróneas que tiene alrededor de las comidas, a ejercer autocontrol y a prevenir recaídas. El tratamiento nutricional en los desórdenes de alimentación utiliza un modelo de educación en el que se hace énfasis en los hábitos y actitudes alimentarias necesarias para establecer un patrón saludable de comidas.